Europa

Retomando el diagnóstico local que hicieron en su día los "nuevos sociólogos", los pensadores de la contingencia -los intelectuales mediáticos- especulan otro mapa de situación: se estaría produciendo una mutación de la subjetividad a raíz de la convulsión social, política, metalógica (con los ordenadores de la quinta generación) que viene azotando el planeta.

En este libro se recogen las ponencias presentadas en la Conferencia internacional sobre "La Perestroika. ¿A dónde va la Unión Soviética?", celebrada en Barcelona en octubre de 1988. Destacadas personalidades venidas de la URSS discutieron, junto con disidentes y sovietólogos occidentales, los problemas más candentes de la gran transformación que estaba produciéndose en el "mundo soviético". Los medios de comunicación españoles e internacionales subrayaron la importancia de este debate.

Los días 29 y 30 de noviembre de 1986 tuvo lugar en Sigüenza un debate organizado por la Fundación Pablo Iglesias sobre "La izquierda y Europa". En la reunión participaron más de cuarenta intelectuales y políticos españoles y de otros países europeos. La discusión se desarrolló sobre la base de una ponencia presentada por la Fundación Pablo Iglesias y distribuida a los participantes con un mes de antelación.

Este "Manifiesto" es un folleto publicístico que entronca bien con la vieja tradición de la agitación (de ideas) de la izquierda. No sería tan raro que con la perspectiva de algunos años descubriéramos que el pensamiento progresista, tras largos años de dogmatismo y parálisis, fue capaz de ponerse a la cabeza de la investigación y de las nuevas ideas en los años setenta, precisamente cuando se nos hacía creer que la ideología neoliberal (conservadora a secas, si hemos de ser precisos) estaba enterrando los valores de la izquierda en todo el mundo.

Hoy ya es un hecho públicamente reconocido por las autoridades soviéticas que el llamado socialismo real está plagado de ineficiencia, burocracia, despotismo jerárquico e incapacidad para asimilar las nuevas iniciativas. Pero a menudo se ha pretendido que en la raíz de las "deformaciones" de la economía soviética se hallaba su desviación de algún modelo ideal de sociedad socialista que debería deducirse de la obra de Marx. En contra de estas propuestas, Nove analiza el legado de Marx para comprobar su clara insuficiencia a la hora de construir una sociedad socialista.

Pocas cuestiones suscitan tntas polémicas en Europa occidental como los movimientos pacifistas y antinucleares. Heller y Féhèr han adoptado frente a ellos una postura difícil y atrevida: identificándose con sus fines últimos y respaldando su contenido radical -la idea de que las cuestiones de defensa y de supervivencia no pueden quedar exclusivamente en manos de de los expertos-, toman sin embargo una posición crítica respecto al significado político inmediato de dichos movimientos, en el que ven una disociación entre la defensa de la vida y la defensa de la libertad.

El "sistema soviético" se define a sí mismo como el "socialismo real", el único existente. Es el sistema económico y estatal de una de las dos superpotencias que se disputan la hegemonía mundial, así como de los países integrados en su bloque, el bloque soviético.

Europa se encuentra en estos momentos bajo la amenaza de una posible guerra nuclear a la vez que sufre los efectos de la crisis mundial. Frente a este peligro de disgregación y enfrentamiento, sin embargo, se apuntan sólidas tendencias a la cooperación económica entre el este y el oeste de Europa, pese a las presiones norteamericanas para la ruptura de tal cooperación, que a medio plazo sólo han servido para crear crecientes conflictos entre los países occidentales.