Enrique Moral Sandoval como autor

En el año 2000 se cumplieron 150 años del nacimiento de y 75 de la muerte de Pablo Iglesias Posse, fundador del PSOE y de la UGT. La Fundación Pablo Iglesias, en colaboración con la Asociación de Historia Social, celebró con este motivo un congreso de historiadores y estudiosos en torno a su figura y a su trayectoria política y sindical. La celebración de estos aniversarios nos brinda la ocasión de contemplar, con objetividad y rigor, el papel histórico de quién fue origen del socialismo español.

Estos "Anales de historia" recogerán las ponencias que se presenten en años sucesivos en el Seminario de Historia organizado por la Fundación Pablo Iglesias. En el primer volumen, dedicado a la historia política y los debates ideológicos del socialismo español, colaboran investigadores procedentes de diversos horizontes teóricos y metodológicos y pertenecientes a varias generaciones universitarias. El resultado es un volumen que ofrece, por vez primera, una historia crítica y rigurosa del socialismo español desde los orígenes del Partido Obrero hasta el fin de la dictadura franquista.

Cierra este volumen la serie que Anales de Historia a dedicado al socialismo español. Un grupo de conocidos especialistas, procedentes de diversas universidades y horizontes teóricos, ha abordado con rigor el análisis del dispar arraigo que el socialismo ha tenido durante el último siglo entre algunos de los diferentes pueblos de España.

El Socialista 1886-2011. Prensa y compromiso político es el catálogo para la exposición del mismo nombre organizada por la Fundación Pablo Iglesias.

1989 marcó el bicentenario de la Revolución Francesa. Sin ignorar las consecuencias de todo tipo que conllevó tal hecho, es indudable que supuso un avance sin precedentes que abrió las puertas de Europa hacia la modernidad. Todo nuestro continente acusó el impacto revolucionario. De forma muy destacada, España trató de asimilar a lo largo del siglo XIX las enormes transformaciones emanadas del país vecino.

Tomás Meabe (1879-1915), fundador de las Juventudes Socialistas, fue una figura tan modesta –Zugazagoitia la calificó de «humilde»–, como imprescindible. Joven, preparado, culto, gran lector y dominando idiomas, hizo frente desde un principio a la oligarquía local, al incipiente nacionalismo bizkaitarra y al arrogante predominio clerical de su Bilbao natal.