Larrayoz Vallejo, Juan

Versión para imprimir
LARRAYOZ VALLEJO, Juan
Afiliado Agrupación Socialista de Tolosa (Guipúzcoa)
Osinaga (Navarra) 1913 -- Tolosa (Guipúzcoa) 1987

Metalúrgico. Se alistó como miliciano junto a sus hermanos, en la Compañía de Milicias Antifascistas de Tolosa Carlos Marx. En la primera quincena de octubre de 1936 se enroló en el batallón Rusia de las Juventudes Socialistas Unificadas (batallón 8º de Euzko Gudarostea- Armada Vasca). Participó en la defensa del Monte Buruntza, cerca de Lasarte y cuando, por falta de municiones, finalmente tuvieron que abandonar la plaza, fue destinado a Durango, al antiguo convento de Santa Susana. Ante el avance de las tropas rebeldes, la compañía fue enviada a defender la zona del Monte Karakate, entre Placencia de las Armas, Éibar y Elgoibar. De los tres hermanos que estaban en el mismo batallón, Juan y Victoriano fueron heridos el 24/09/1936 y trasladados a Bilbao. Fue herido en la cabeza, operado varias veces y quedó lisiado de por vida, con medio cuerpo inmovilizado. Ante la ofensiva nacional sobre Bilbao, se decidió evacuar a los heridos a Santander. Victoriano y Juan fueron instalados en el Hospital de la Magdalena y luego, ante la inminente caída de Santander, fueron evacuados a Asturias. El 03/09/1937 en Ribadesella embarcaron para Francia y de allí en tren llegaron a Barcelona. Juan fue instalado en un hospital donde tenía la visita y ayuda de su hermano. El 09/02/1939, junto a miles de refugiados y los restos del ejército republicano, pasó con su hermano Victoriano a Francia, siendo separados e internado en un hospital. Como estaba casado y tenía una hija, María Antonia, cuando pudo salir del hospital, decidió volver para estar con la familia y poder recuperarse, pero al llegar a la frontera lo detuvieron y lo llevaron primero al campo de concentración de Miranda del Ebro y posteriormente a un Batallón de Trabajadores en África. Con medio cuerpo paralizado, sin posibilidad de valerse por sí mismo, estuvo exiliado en África hasta que lo trasladaron de vuelta a Tolosa. Allí pasó el resto de su vida, ganando unas monedas en la Plaza de Justicia, donde las caseras bajaban con sus burros y sus tarros de leche para vender y con el tiempo, ayudando a aparcar los coches.

Fotografía: Archivo fotográfico FPI

Fuentes: Familia Larrayoz