Teoría política

En la vida política actual se escucha una queja: ¿Dónde están los intelectuales? ¿Por qué no intervienen en el debate? ¿Por qué, si lo hacen, no obtienen la atención de otros tiempos? Parece que echamos de menos la figura del intelectual comprometido, tan importante para la izquierda del siglo XX.

El "retorno del ciudadano" y los debates sobre la condición ciudadana son uno de los ejes centrales de la renovación del pensamiento político europeo y norteamericano. Así, cabe plantearse cuál es la trayectoria histórica de los derechos de ciudadanía, desde el ideal clásico del mundo antiguo hasta la generalización de los derechos civiles, políticos y sociales de nuestro siglo.

Pasado ya más de medio siglo desde el final de la Segunda Guerra Mundial, y de lo que entonces parecía una derrota definitiva del fascismo, la preocupación por este movimiento político no ha desaparecido sino que sigue en gran medida vigente. El resurgimiento de partidos o grupos que se consideran herederos de las actitudes antidemocráticas del fascismo italiano o del nazismo alemán, ensombrece la situación política actual en diversos países europeos.

¿Por qué el concepto de igualdad? Porque dentro de las ideas legadas por la tradición de la modernidad y la ilustración, con las cuales nos encontramos inevitablemente tanto en el discurso político como en el moral, la idea de igualdad ha demostrado ser la más difícil. Sus límites no son precisos, su presentación resulta siempre polémica, su instrumentación política produce demasiado a menudo dislates prácticos. Y, sin embargo, la idea de igualdad es el motor y el fundamento de las sociedades democráticas actuales.

La relación dialéctica entre Estado y sociedad civil contribuye a la concreción de "formaciones políticas" particulares que configuran en clave política nuestra realidad cotidiana. Por otra parte, el factor decisivo para la constitución de una sociedad democrática radica en la presencia de "sociedades civiles" fuertes, que a su vez se apoyan en la "participación ciudadana".

¿Es todavía útil pensar la realidad social y el conflicto social en términos de clase? ¿A qué nos referimos cuando hablamos de clase social? ¿Y cómo surge? Estos textos, publicados originariamente en el número 59/60 de la revista Zona Abierta, ofrecen una base para, no sin cautelas, responder afirmativamente.

"Socialismo liberal" abarca una parte crítica -crítica del marxismo y de las distintas formas de revisionismo que pretenden corregirlo- y una parte constructiva, la propuesta de un socialismo no marxista y, al contrario, liberal, incluso antimarxista por su carácter liberal... En el renovado debate sobre el nexo indisoluble entre democracia y socialismo, las ideas de Rosselli han resurgido, aunque no siempre se reconozca.

El empleo de la teoría de juegos ha sido el auténtico motor de un cambio radical en la aproximación al estudio de la lógica de la acción colectiva, poniendo en evidencia cómo los intereses de los individuos, en su interacción estratégica, influyen a la hora de decidir si se toma parte o no en acciones colectivas.