Teoría política

¿Por qué algunos países se han desarrollado mientras otros han quedado rezagados? ¿Cuáles son las causas originales que explican la variación en la evolución histórica de su crecimiento? La intriga que esconde la gran brecha entre países desarrollados y subdesarrollados ha quitado, y quita aún, el sueño a los economistas desde hace más de 200 años. Desde Adam Smith en su Riqueza de las Naciones hasta los actuales análisis de economistas de prestigiosas universidades han intentado dar con alguna respuesta que identifique cuáles son los determinantes primarios del desarrollo económico.

En los últimos años, movimientos y partidos que se presentan como de "izquierda" han vuelto a ocupar importantes espacios políticos y sociales en América Latina. Desde finales de los años 90, se ha asistido al triunfo de candidaturas de "izquierdas" en Venezuela, Brasil o Chile, y además ha habido importantes avances de movimientos étnicos o basados en reivindicaciones sociales concretas. Estos acontecimientos hacen necesario revisar el concepto mismo de izquierda a partir de una perspectiva regional y comparada que vaya más allá del análisis de experiencias concretas.

¿Qué saben nuestros jóvenes de la Constitución? Para acercar nuestra Ley Fundamental a los ciudadanos más jóvenes, la Fundación Pablo Iglesias ha editado un libro, con textos de los catedráticos Luis Ortega y Pablo Santolaya e ilustraciones de Toño Benavides, que es un comentario sencillo pero no simplista de los conceptos que ordenan la convivencia de los españoles en democracia. El objetivo es que del conocimiento de la Constitución surjan ciudadanos que sepan cuáles son sus derechos pero también cuáles son sus deberes.

En la vida política actual se escucha una queja: ¿Dónde están los intelectuales? ¿Por qué no intervienen en el debate? ¿Por qué, si lo hacen, no obtienen la atención de otros tiempos? Parece que echamos de menos la figura del intelectual comprometido, tan importante para la izquierda del siglo XX.

El "retorno del ciudadano" y los debates sobre la condición ciudadana son uno de los ejes centrales de la renovación del pensamiento político europeo y norteamericano. Así, cabe plantearse cuál es la trayectoria histórica de los derechos de ciudadanía, desde el ideal clásico del mundo antiguo hasta la generalización de los derechos civiles, políticos y sociales de nuestro siglo.

Pasado ya más de medio siglo desde el final de la Segunda Guerra Mundial, y de lo que entonces parecía una derrota definitiva del fascismo, la preocupación por este movimiento político no ha desaparecido sino que sigue en gran medida vigente. El resurgimiento de partidos o grupos que se consideran herederos de las actitudes antidemocráticas del fascismo italiano o del nazismo alemán, ensombrece la situación política actual en diversos países europeos.

¿Por qué el concepto de igualdad? Porque dentro de las ideas legadas por la tradición de la modernidad y la ilustración, con las cuales nos encontramos inevitablemente tanto en el discurso político como en el moral, la idea de igualdad ha demostrado ser la más difícil. Sus límites no son precisos, su presentación resulta siempre polémica, su instrumentación política produce demasiado a menudo dislates prácticos. Y, sin embargo, la idea de igualdad es el motor y el fundamento de las sociedades democráticas actuales.

La relación dialéctica entre Estado y sociedad civil contribuye a la concreción de "formaciones políticas" particulares que configuran en clave política nuestra realidad cotidiana. Por otra parte, el factor decisivo para la constitución de una sociedad democrática radica en la presencia de "sociedades civiles" fuertes, que a su vez se apoyan en la "participación ciudadana".