6/6/1993 Elecciones generales. Victoria del PSOE. 159 diputados, 96 senadores y 9.150.083 votos

ContraerPresentación

6/6/1993 Elecciones generales. Victoria del PSOE

El lunes 12 de abril de 1993 el presidente del Gobierno, Felipe González, anunció el adelanto para el 6 de junio siguiente de las elecciones generales, y no para noviembre o diciembre, plazo legal para convocarlas, agotando plenamente la legislatura. Se terminaba así con casi un año de continuos rumores de convocatoria anticipada de los comicios alentada por la crispada oposición, principalmente del Partido Popular, con un continuo bloqueo de las instituciones, y por los medios de comunicación afines al mismo. Pero la principal razón a la hora de tomar tal decisión fue afrontar la grave crisis económica en la que estaba sumida España. Los actores económicos recibieron satisfactoriamente esta noticia esperando poder recuperar la confianza de los mercados que agobiaban a la peseta.

Esta campaña estaría caracterizada por los primeros debates electorales televisados entre los cabezas de lista de las dos principales opciones electorales, Felipe González y José María Aznar. Tras duras negociaciones por parte de los equipos de ambos candidatos, se acordó la celebración de dos debates, uno en Antena 3 y el segundo en Telecinco, donde todo tuvo que ser negociado, desde el orden de intervención hasta la altura de las sillas, la temperatura del plató, la situación de las cámaras o el color del decorado de fondo. Tras la campaña electoral más bronca y dura que se recordaba desde el comienzo de la democracia, más de nueve millones de votos volvieron a dar al PSOE la victoria en unas elecciones generales por cuarta vez consecutiva, pese a que durante toda la campaña electoral se dio por hecha la victoria del Partido Popular. Con una gran participación, el 77,28%, el resultado final dio al PSOE 159 diputados, frente a los 14 del PP y 96 senadores que le aseguraban la mayoría en ambas cámaras. La formación de Julio Anguita tampoco vio reflejadas sus expectativas en los resultados finales, obteniendo un escaño más que en las elecciones de 1989 (inmersa en plena crisis interna por la decisión de los llamados “renovadores” Cristina Almeida, Nicolás Sartorius y Pablo Castellanos, de no presentarse a las elecciones al verse relegados en puestos de segunda de fila). El CDS de Calvo Ortega desaparecía del arco parlamentario perdiendo los 14 diputados que le otorgaron las elecciones de 1989. Los partidos nacionalistas, claves en esta nueva legislatura, mantuvieron sus resultados anteriores en el caso del PNV (5 escaños) y bajaron un escaño los representantes de CiU (17). Por primera vez Coalición Canaria lograba entrar en el Parlamento, con 4 escaños, y Herri Batasuna, con 2 parlamentarios, bajaba dos con respecto a los últimos comicios.

El gobierno de Felipe González para la quinta legislatura fue votado finalmente con el apoyo de CiU y PNV (quienes no terminaron de entrar en el Ejecutivo).

#siempresocialistas