8 de marzo. Día internacional de la mujer

ContraerPresentación

8 de marzo. Día internacional de la mujer

Los movimientos reivindicativos femeninos protagonizados por mujeres socialistas durante la segunda mitad del siglo XIX quedaron plasmados internacionalmente en un primer gran acto público el día 3 de mayo de 1908, en un teatro de Chicago, celebrando lo que se denominó “Día de la Mujer”. Diez meses más tarde, en Nueva York, las mujeres del Partido Socialista de los Estados Unidos conmemoraron el Día Nacional de la Mujer Trabajadora, con una gran manifestación en demanda de la disminución de su jornada laboral, así como mejoras salariales y su derecho al sufragio.

En 1910, el II Congreso Internacional de Mujeres Socialistas reunió en Copenhague a las mujeres de la Segunda Internacional, proclamando el día 8 de marzo como el “Día Internacional de la Mujer”, a propuesta de Clara Zetkin. Cayendo esa fecha en un día laborable de 1911, la primera celebración con grandes mítines en los países centro europeos tuvo lugar el domingo, día 19. Menos de una semana más tarde, el día 25 de marzo, 146 obreras fallecieron a causa de un pavoroso incendio producido en una fábrica de camisas de Nueva York. Tras la revolución soviética, las dos guerras mundiales y la reconstrucción europea, las Naciones Unidas celebraron en 1975 el “Año Internacional de la Mujer”, invitando su Asamblea General a todos los Estados miembros a su proclamación el día 8 de marzo de 1977.

Adelantándose a aquellas primeras manifestaciones, incluso al acuerdo del Congreso de Copenhague, el Partido Socialista Obrero Español ya venía reivindicando justas mejoras sociales y políticas para las trabajadoras españolas. Por iniciativa de las Juventudes Socialistas, el primer Grupo Femenino Socialista fue creado en Bilbao en 1904, siendo el segundo en Madrid, en 1906, para ir creciendo de inmediato por todo el país. Aunque entre sus objetivos iniciales no se priorizase la lucha por la consecución de sus derechos políticos, la actitud de algunas afiliadas fue inclinando a los grupos en esa dirección, tratando de conquistar para las mujeres las formas de expresión y protesta reservadas hasta entonces a los varones. Según su reglamento de agosto de 1910, su primer objetivo era “educar a la mujer para el ejercicio de sus derechos y la práctica de sus deberes sociales, con arreglo a los principios de la doctrina socialista”. El segundo, organizar a las trabajadoras en sociedades de oficio para defender sus derechos laborales, enfrentándose a los abusos de la patronal.

De esta manera el PSOE lideró la organización del movimiento feminista español.

#siempresocialistas